¿Por qué hay tantas roturas de cruzados en el fútbol femenino?

El Doctor Ramón Cugat, en declaraciones a Mundo Deportivo, explica que este tipo de lesión tiene casi el doble de posibilidades de ocurrir en una mujer que en un hombre.

A raíz de la inoportuna lesión de Alexia Putellas a pocos días de empezar la Eurocopa de Inglaterra 2022, recuperamos este reportaje que incide en el alto número de lesiones por rotura de los ligamentos cruzados en el fútbol femenino. 

En el curso actual y tras 15 jornadas disputadas, 7 futbolistas han sufrido una rotura de ligamento cruzado anterior: Ángela Sanchís, Isabel Álvarez, Celia Marcos, Rosa Marquez, Bruna Vilamala, María Valenzuela y Naroa Uriarte. En la pasada temporada la cifra alcanzó las 16 futbolistas.

El Doctor Ramón Cugat, en declaraciones a Mundo Deportivo, explica que este tipo de lesión tiene casi el doble de posibilidades de ocurrir en una mujer que en un hombreEl valgo de las rodillas (más unión entre ambas rodillas) es uno de los factores que más afecta a la lesión, ya que es el movimiento más común donde se produce la rotura. «Cuando una futbolista salta, al caer se va directamente al valgo – posición de las rodillas previa a la lesión – , lo que produce más frecuencia de ruptura». La obertura de la pelvis de la mujer también influye, ya que hace que las caderas estén más hacía a fuera, y el la posición del fémur provoque riesgo de lesión.

"La rotura de cruzados tiene casi el doble de posibilidades de ocurrir en una mujer que en un hombre"

Ramón Cugat

Aún así, el Doctor Cugat asegura que la prevención es uno de los factores más importantes para conseguir disminuir la posibilidad de ruptura. En esto coincide Tere Saurí (fisioterapeuta y readaptadora), “Lo más preventivo para este tipo de lesión es la fuerza. Es clave tener una figura de un entrenador de fuerza que trabaje fuera del terreno de entrenamiento» asegura Tere, que destaca también la importancia de la individualización del trabajo preventivo. «La musculación de los cuádriceps, los isquiotibiales y los músculos de la parte medial, son esenciales para que el cuerpo pueda actuar correctamente ante un mal gesto de rodilla», argumenta el Doctor Cugat.

Andrea Esteban es una de las futbolistas que más veces se ha enfrentado a esta lesión hasta verse obligada a retirarse del fútbol con 23 años. La actual entrenadora del Valencia CF femenino y exfutbolista del mismo club, ha tenido que lidiar contra ella hasta en 5 ocasiones. “Las lesiones fueron diferentes, en la primera era muy joven, con 16 años, la afrontas de una manera muy positiva, en las demás ya conoces el proceso y saberlo es más duro. Cada lesión era peor que la anterior”, explica Andrea. “La culpabilidad siempre aparece y te lleva a pensar que algo estás haciendo mal.Yo soy una persona que me cuidaba la alimentación, los descansos…” comenta la exfutbolista, quién sabe de primera mano que a veces las cosas no dependen de uno mismo. Andrea Esteban confiesa que psicológicamente es una lesión muy dura por la constante búsqueda de un porqué que a veces no tiene respuesta, “fue muy duro ver que algo como una lesión, me impedía mi sueño de ser futbolista”.

"La musculación de los cuádriceps, los isquiotibiales y los músculos de la parte medial, son esenciales para que el cuerpo pueda actuar correctamente ante un mal gesto de rodilla

Ramón Cugat

El crecimiento del fútbol femenino también ha influido en este tipo de lesiones, y Andrea que ha vivido el proceso de desarrollo, asegura que las futbolistas actuales son unas privilegiadas. Cuando la futbolista del Valencia disputaba la Primera Iberdrola el fútbol requería mucha exigencia en un entorno no profesional. “No existía la figura del readaptador, y los fisioterapeutas solían ser pluriempleados. Todo esto está cambiando, ahora hay más recursos y los profesionales están mejores preparados”, asegura Andrea. Todos estos aspectos han cambiado en la mayoría de clubes, pero tal y como explica la exjugadora, el problema del fútbol femenino es su rápido crecimiento, lo que le ha hecho desarrollarse sin una base sólida.

Otro de los aspectos más duros de la ruptura de cruzados es el alto riesgo de recaída. Tere Saurí asegura que durante 2 años la posibilidad de recaer es muy alta, independientemente de la forma de la cirugía, ya que tras una intervención nunca se conseguirá la calidad de un ligamento cruzado propio. “Otro problema que se puede dar es que durante la recuperación te centres tanto en la pierna lesionada que dejes de lado la contraria”, explica Andrea Esteban.

Otra futbolista que conoce la lesión de LCA de cerca es Mery Ortiz(Deportivo Alavés Gloriosas), quien sufrió dos rupturas de cruzados prácticamente de forma consecutiva. “La primera rotura la afronte con mucho ánimo, pensaba, ‘cuando vuelva todo va a ser igual’, es lo que tiene la inocencia de cuando te lesionas por primera vez. La segunda vez ya sabía lo que era, no me chocaba tanto, tenia referencia gracias a la anterior lesión, juntar las dos lesiones fue lo más duro” comparte Mery, que ha vuelto a pisar un terreno de juego esta temporada tras 22 meses de baja. “Hacen falta estudios en el fútbol femenino, tener en cuenta los datos e incidir en ello. Es un tema que se repite mucho, pero cada club va por libre, falta conocimiento general, ir todos a una». Mery Ortiz cree que no sirve de nada lamentarse en cuestiones, como por ejemplo, la calidad de los terrenos de juegos, y defiende que “con lo que tenemos, hay que estudiar qué es lo mejor para evitar o prevenir esta lesión”.

“Hacen falta estudios en el fútbol femenino, tener en cuenta los datos e incidir en ello. Es un tema que se repite mucho, pero cada club va por libre, falta conocimiento general, ir todos a una"

Ramón Cugat

El Doctor Cugat destaca una recuperación ‘sin prisa’ como otro factor para evitar la recaída. En este momento es donde entra la figura del readaptador, relativamente nueva, pero que juega un papel esencial en la vuelta a la competición. En esto también coinciden Andrea Esteban y Tere Saurí, quiénes matizan además, que cada lesionado tiene sus ‘tempos’, y es por ello la importancia de los planes individualizados e intentar no volver antes de tiempo. Mery Ortiz también es contundente sobre esto; “creo que se corre mucho en la recuperación de este tipo de lesiones, todo es muy personal, pero lo importante no es el tiempo de recuperación es el trabajo que haces durante ese tipo, hay unos mínimos que no cuesta nada cuidar”.

En el fútbol sala femenino los números son similares: 7 jugadoras lesionadas de cruzados, en la máxima categoría, es el parte de la actual temporada. Irina Godó (Penya Esplugues) reivindica que desde los clubes se debería dar más importancia y dedicarle más tiempo y dinero a la preparación física y a la prevención de este tipo de lesiones. “Creo que todo empieza por una formación especializada de los preparadores físicos y fisioterapeutas, y establecer nuevos protocolos de prevención teniendo en cuenta las diferencias”, explica Irina. Pepa Suarte y Estela Cantero (Alcorcón FSF) están de acuerdo con Irina, y explican que la especialización de los fisioterapeutas y los preparadores físicos ayudarían a mejorar la situación junto a la inversión de más tiempo en prevención. Vane Sotelo (Futsi Atlético Navalcarnero) y Antía Pérez (Sala Zaragoza) coinciden que la prevención es importante, pero que nada asegura que la lesión no vaya a ocurrir, «ojalá llegue el día que sea posible evitarla», confiesa Sotelo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.