Artroscopia de codo

Artroscopia de codo

La artroscopia de codo es una técnica quirúrgica consistente en la utilización de una cámara de visión de pocos milímetros y material de pequeñas dimensiones para realizar actos quirúrgicos en la articulación del codo a través de pequeñas incisiones. La artroscopia de codo ha supuesto un gran avance tanto en el tratamiento de las patologías como en su descripción.
El cartílago es el tejido que recubre las superficies articulares y que tiene la misión de conseguir disminuir la fricción y que se consiga un movimiento articular sin rozamiento. La lesión del cartílago articular produce dolor, bloqueos articulares y disminución de la movilidad pudiendo llegar una degeneración articular avanzada y acabar en artrosis.

Típicamente en el codo encontramos enfermedades como la de Panne,r que es una osteocondritis en el capitelum o lesiones secundarias producidas por traumatismos articulares. La artroscopia de codo nos permite tanto el diagnóstico de las lesiones osteocondrales como su tratamiento.

La patología sinovial es una inflamación o irritación de la membrana sinovial (presente en todas las articulaciones) y mediante la artroscopia se pueden realizar tanto la toma de muestras para el diagnóstico de patología reumática como la realización de sinovectomia que consiste en la eliminación de la sinovial mediante instrumentos motorizados o radiofrecuencia.

En el codo se puede desarrollar con facilidad la rigidez articular después de haber sufrido una fractura, una luxación o haber permanecido inmovilizada la zona. La rigidez articular produce gran limitación de la funcionalidad de la articulación, impidiendo el correcto desarrollo de actividades de la vida diaria. Por esto es fundamental su tratamiento y mediante la artroscopia se puede conseguir mejorar la movilidad de la articulación sin producir daños añadidos al ser una técnica poco invasiva.